Miguel Angel Pierri

& ABOGADOS CORPORATIVOS

Numeros de Emergencia
011 3802-4907 011 3805-4865
Contactenos
011 5199-7437

Caso Rodrigo Bueno

0001184129Miguel Ángel Pierri estuvo en C5N. El abogado de Rodrigo habló sobre su relación con el ídolo del cuarteto. A su vez, habló sobre otros famosos a los que representó.

Sentado en la mesa de 23 Minutos, el programa de Gerardo Rozín ahora conducido por Andrés Klipphan, estuvo Miguel Ángel Pierri. Extrovertido y polémico, habló de los artilugios (legales y no) a los que recurre y de los personajes que representó frente a la Justicia.
Pasada la media hora de reportaje, Pierri se refirió al ídolo del cuarteto cordobés que murió en el 2000 en un accidente de tránsito. Sobre él, dijo que “fuimos abogados de Rodrigo en vida y la familia nos pidió que nos ocupáramos del la investigación”, al tiempo que reconoció que su amistad con el cantante existió antes del fatídico hecho.

El día de su muerte, “me llama el jefe de Policía de la Provincia (de Buenos Aires) y me dice:‘doctor Pierri, Rodrigo murió’ (…) Para mi fue un cambio trascendental en mi vida porque tenía una relación muy cercana; de hecho, los últimos dos años de la carrera artística la pasamos muy juntos. Este escenario nos cambio para siempre”.

Pierri reconoció que nunca aceptó la tesis que indicaba que la “mafia de la bailanta” mató al cordobés y que “creía que era un accidente con responsabilidad de los dos, sobre todo de Alfredo Pesquera”, quien hubiera quedado detenido de no ser por la defensa de Fernando Burlando, dijo.

Al mismo tiempo, reveló algo que no fue muy difundido por los medios de comunicación: “El imputado de esa causa siempre fue Rodrigo. Porque él respondió por la muerte de Fernando Olmedo y la responsabilidad la lleva en sus espaldas, aun muerto. El condenado fue Rodrigo“.

Otra defensas
Pierri defendió a otros personajes de la Argentina, entre ellos a Rafael Di Zeo, ex líder de la barra brava de Boca, de quien fue abogado en la causa por la que está detenido. “Es un despropósito que hoy esté detenido por una causa de lesiones“, comentó.

Sin embargo, saltando de bando, también estuvo por representar a los hermanos Schlenker, jefes de la barra brava “millonaria”, en la causa que investiga el crimen de Gonzalo Acro.

A su vez, relató que si bien “no fui defensor del padre (Julio) Grassi (por abuso de menores), asistió a los jóvenes de la fundacion (Felices los niños)”.

“Lo mejor que puede pasar es que el Padre vaya hoy a juicio oral y todo se aclare”; al tiempo que disparó: “Los que lo defendieron a Grassi se equivocaron (ya que) es inocencte, pero debe explicar la verdad, tiene que hablar, y dar nombres y apellidos“.

Entre otros casos recordados estuvo el de Raúl Castells por la toma del McDonald’s de la avenida 9 de Julio y Corrientes. Sobre este, confesó: “Hubo mucha presión externa“.

El caso de Silvio Soldán, el famoso conductor y ex pareja de Giselle Rímolo, la falsa médica, fue más que reconocido. En relación al mismo, dijo que allí tuvo que afrontar “dos causas: una en la calle y otra en los medios”.

Si no lograba su libertad, dejaba la profesión“, agregó.

Al mismo tiempo, como dato anecdótico, dijo que “soy el único que vio a Soldán sin peluca (…) Fue cuando entró al penal donde quedó detenido“.

El enviado del ex Presidente Duhalde
Pierri tuvo que viajar a los Estados Unidos para estar junto a María Rosa Marchán, una pampeana que tuvo que afrontar un pedido de pena de muerte en norteamérica.

“Me preguntaba – confesó – cómo vuelvo a la Argentina con este fracaso, si a esta mujer la ejecutan“.

Finalmente, “fue condenada a doce años, salió de la pena de muerte y ahora pedimos que continúe su condena en el país”, relató.

Defender o no defender, ahí está el dilema
Pasando, como dijo Klipphan, a la ficción, Pierri reconoció que le hubiera encantado representar a Jesús y que “hubiera logrado hacer una excelente defensa y no hubiera sido condenado”.

También dijo que no le hubiera cobrado por los servicios porque “sería una reciprocidad; él ha hecho mucho por nosotros”.

Del extremo opuesto, aclaró que no defendería a Adolf Hitler por “todas aquellas conductas aborrecibles contra la humanidad”, como tampoco “defendería a Videla”.

No me interesa, tengo una posición tomada, fui abogado de Amnistía Internacional“, dijo.

Sin embargo, confesó que defendió 40 acusados por homicidios, de los cuales sólo tres han sido condenados. Sucede que, según sus propias palabras, “el hombre no es genéticamente malo; cuando comete un delito tiene una razón“.

Artilugios de un abogado
“La defensa – aclaro Pierri – es una estrategia que debe ser meditada en el corto, mediano y largo plazo. Vale todo en el marco del límite de la aplicación de la ley”.

Así, en lo que fue parte de las mismas, confesó que llegó a “plantar” testigos truchos, aunque, entre risas, dijo esa debía decirlo en el corte comercial y no al aire.

En el camino de construir la verdad, uno tiene que valerse de cuestiones que no son del todo ortodoxas. A veces los planté (…) es como tener prófugos, que los tengo”, lanzó minutos antes de que el conductor de 23 Minutos dijera: “Si tuviese algún problema con la Justicia, lo contrato“.

Fuente: Infobae